viernes, 24 de enero de 2014

MUSEO HISTÓRICO DE GUAYANA

Domingo  29/11/93 (Correo del Caroní)


MUSEO HISTÓRICO DE GUAYANA / Américo Fernández

La Fundación Bicentenario Simón Bolívar que en Caracas preside el doctor Oswaldo De Sola, trabaja desde hace más de dos años en la creación del Museo Histórico de Guayana con sede en Ciudad Bolívar, y el cual habrá de funcionar en la antigua casa de los Aristeguieta donada por sus descendientes con ese fin.

El Museo Histórico de Guayana que a corto plazo será viva realidad, tiene su antecedente en el Museo Talavera, fundado por el obispo monse­ñor Miguel Antonio Me­jía, muerto y enterrado en la Catedral de Angostura y de quien los citadinos solían decir tenía tanto de general como de pastor de grey.
El Museo Talavera fue fundado para celebrar dentro del amplio programa de actos, el cente­nario de la bendición inaugural de la Catedral de Ciudad Bolívar (1841-1941).
La Carta Pastoral ex­plica el objeto del primer museo histórico que tuvo la ciudad: "...recoger restos de objetos y arte­factos indígenas de la época precolombina, re­liquias del tiempo colo­nial, particularmente en lo que se refiere al arte religioso, documentos, armas numismáticas, muebles y otras cosas im­portantes pertenecientes a nuestra gesta gloriosa y asimismo muestras ejem­plares de los tres reinos de la naturaleza..."
Se llamó Talavera en homenaje a Monseñor Mariano de Talavera y Garcés, quien fue Admi­nistrador de la Diócesis de Guayana y cuya ges­tión estuvo fundamental­mente dirigida a terminar de construir la Catedral. En los brazos de Talavera cayó el prócer Tomás de Heres la noche en que una mano artera disparó un arcabuz desde una de las ventanas de la facha­da de su casa.
Director de ese Museo fue el doctor José Gabriel Machado, padre de la es­critora Luz Machado. José Gabriel Machado, para entonces Defensor Público de Presos, fue el organizador y alma de aquel Museo en la anti­gua casa de la Curia Dio­cesana de la calle Igual­dad, donde hoy funciona el diario El Bolivarense, que luego reclamaron sus dueños, pasando el Mu­seo de la Casa de San Isidro a fines de la década de los años cincuenta, donde prácticamente fue saqueado. Apenas queda­ron algunas piezas, entre ellas el Cristo del siglo diecisiete ante el cual oró el general Manuel Piar poco antes de ser pasado por las armas en la Plaza Mayor.
De nada valieron los toques que a través de la prensa nacional que daba Luz Machado desde Caracas para que la obra de su Padre no desapareciera como al final quedó defi­nitivamente extinguida sin que se sepa hasta aho­ra en cuáles manos que­daron las numerosas pie­zas museísticas que allí se exhibían.
Mucho antes del Mu­seo Talavera, fundado en junio de 1941, el general Manuel (Mocho) Her­nández, Jefe Civil y Mili­tar de Guayana en 1892, por decreto del 14 de octubre de ese año desig­nó una comisión para la constitución del Museo Histórico de Guayana.
Esta comisión integra­da por Juan Avis, Brígido Na­tera, Andrés Montes, Je­neth Mathison, Luis Aristeguieta Grillet, Au­relio Battistini, Carlos Urbano Taylor y Tomás Machado Siegert, no tuvo éxito en su cometido debido a la inestabilidad de los gobiernos de en­tonces.
Como se aprecia, hace más de tres decenios, Ciudad Bolívar se quedó sin Museo Histórico, pero actualmente tiene el Museo Etnográfico en la Cárcel Vieja, el Museo de Arte Moderno Jesús Soto, el Museo de Arte de Ciudad Bolívar y el Mu­seo Geológico y Minero, aparte de los Museos de Sitio como la Casa del Congreso de Angostura y la Casa de San Isidro.

MUSEO HISTORICO Ahora muy pronto tendremos el Museo Histórico de Guayana gracias a la iniciativa del doctor Oswaldo De Sola , presidente de la Fundación Bicentenario del natalicio de Simón Bolívar  a la vez coordinador de la Comisión  que desde el 17 de septiembre de 1991 trabaja hasta que se constituya  e instale la Junta Directiva  del Museo, cuya Acta-Estatuto fue protocolizada en junio del año  pasado.
El Museo, con sede en Ciudad Bolívar  funcionará, por consiguiente, bajo la égida de la Fundación que es privada, sin fines de lucro, personería jurídica y patrimonio propio, con el nombre de Fundación Museo Histó­rico de Guayana, según el acta y estatuto constituti­vo registrados el 19 de septiembre de 1992, en la Oficina Subalterna del Cuarto Circuito de Re­gistro Público del Muni­cipio Libertador del Dis­trito Federal.
La Directiva del Mu­seo la presidirá de hecho el presidente de la Funda­ción Bicentenario de Si­món Bolívar, bien sea, el Dr. Oswaldo de Sola, y estará integrada además por representantes del Archivo General de la Nación, la Academia Na­cional de la Historia, la Corporación Venezolana de Guayana y la Gober­nación del Estado Bolí­var.
Los miembros de la Junta Directiva serán es­cogidos de las siguientes ternas: Dr. Mario Brice­ño Perozo, Lic. Carmen Alida Soto y Lic. Carmen Luisa Torres, por el Ar­chivo General de la Na­ción; Dr. Ildefonso Leal, Carlos F. Duarte y Dr. Mario Sanoja Obediente, por la Academia Nacio­nal de la Historia. La Corporación Venezolana de Guayana se abstuvo de enviar terna por consi­derar que es suficiente el nombre del Lic. Leopol­do Villalobos, dada su condición de Cronista de Ciudad Guayana. Para definir la composición de la Junta Directiva de la Institución sólo falta que la Gobernación del Esta­do Bolívar envíe la terna o, por lo menos, responda las reiteradas comunica­ciones en tal sentido.
El último informe pre­sentado a la Fundación Bicentenario por los or­ganizadores del Museo, dice textualmente al res­pecto: "La Gobernación del Estado Bolívar, no ha contestado aún, a pesar de las numerosas com­unicaciones enviadas rogándoles la designación de sus representantes. Esto ha motivado el retrasode la elección de la Junta directiva.

MOTIVACIÓN Y OBJETIVOS.  El motivo por el cual la Fundación escogió a Ciudad Bolívar como sede del Museo Histórico de Guayana reside en el hecho de que ella fue Capital de la antigua provincia de Guayana, región que ha sido escenario de los más extraordinario acontecimientos  históricos, coloniales, republicanos y contemporáneos. La Guayana ofreció una base firme  para la creación de la Tercera República. Allí el Libertador escribió el Discurso de Angostura, uno de sus documentos políticos mejor inspirados; pro­mulgó la Constitución de la Gran Colombia y con­cibió su ambiciosa y exi­tosa Campaña del Sur.
El objetivo del Museo será el de presentar una visión integral de historia de la Región Guayana, de manera didáctica y viva, mediante la exhibición de documentos, retratos, objetos, mapas, muebles de las diversas épocas, reunido a lo cotidiano y a la celebración de las efe­mérides locales.
Las actividades del Museo estarán orientadas hacia la localización per­manente de materiales como do­cumentos, libros, obje­tos, muebles, mapas; or­ganización física del Mu­seo, vale decir, edificios, talleres, biblioteca, exhi­bidores, personal, y esti­mular otras actividades conexas, tales como in­vestigaciones históricas, publicaciones de libros, organización de eventos culturales relacionados con la historia.

ORGANIZACION
DEL MUSEO
El Museo Histórico de Guayana contará con las siguientes seis salas: 1) Época Prehispánica; 2) Descubrimiento, Explora­ciones y Conquistas; 3) Poblamiento y Misiones; Expedición de Iturriaga, Angostura; 4) Indepen­dencia, Batalla de San Félix, Bolívar en Guaya­na, la Gran Colombia, Campaña del Sur; 5) Contemporáneo 1830­-1950 hasta la creación de la CVG; 6) la Ciudad.
La Fundación Museo Histórico de Guayana es­tará bajo la administra­ción y dirección de una Junta Directiva integrada por el Presidente y cuatro Directores. El Presidente será siempre quien ejerza igual función en la Fundación Bicentenario de Simón Bolívar  y los cuatro Directores será electos  por un período de dos años y podrá ser reelectos  indefinidamente.
La elección de los Directores será efectuada  por la Junta Directiva de la Fundación Bicentenario  mediante la selección que se haga de cada una de la lista de  de tres candidatos que le será presentados  como ya dijimos antes por la CVG, Gobernación, Academia Nacional de la Historia y el Archivo General de la Nación.
Hasta ahora no ha sido posible  integrarla, por no haber la / Gobernación presentado la terna que se le solicitó.  Sin embargo, los trabajos para la creación del Mu­seo continúan con la coo­peración de los miem­bros de la Comisión es­cogida a tal fin, integrada por los doctores Oswaldo de Sola, coordinador; Mario Briceño Perozo, director; Mario Sanoja, investigador; Santos Ro­dulfo Cortés, investiga­dor, y profesor José Ra­fael-Maneiro, director.

PATRIMONIO DE
LA FUNDACION
El Museo ha recibido hasta ahora un aporte ini­cial de Bs. 500.000 de la Fundación Bicentenario y este año recibió 1.000.000 adicional. Par­te de este dinero se ha invertido en la adquisi­ción mayoritaria de li­bros y otros bienes nece­sarios inmediatos. Tam­bién recibió durante el año en curso un donativo de Felipe Tirado de Bs. 10 mil y otro de Empresa Noroco de Bs. 5 mil. Es­tos dineros se han unido a los ya mencionados y co­locados a plazo en los bancos.
Aparte de esto han sido recolectados impor­tantes documentos facsi­milares y otros papeles, -que cubren-eventos histó­ricos desde el Siglo XVI hasta contemporáneos, los cuales están debida­mente archivados para su uso y exhibición oportu­no; libros y colecciones de publicaciones periódi­cas de carácter histórico.
Para la fecha la biblio­teca en formación cuenta con unos 2 mil ejempla­res; 1332 fotografías y retratos de personajes históricos, de medallas, edificios y documentos significativos para los fi­nes del Museo; donacio­nes de medallas conme­morativas de los señores Federico Mandiri, Ricar­do de Sola y Oswaldo de Sola; monedas, insignias militares y objetos cerá­micos indígenas recolec­tados en los Castillos de Guayana y donados por el Lic. J. M. Tagliafico. La señora María Teresa Leañez ha donado u­nas piezas arqueológicas y el Dr. J. L. Salcedo Bas­tardo, 2 medallas conme­morativas del Bicentena­rio del natalicio del Libertador. Pero la dona­ción más importante es la casa de la familia Ariste­guieta (1870), entre las calles Libertad y Amor Patrio de Ciudad Bolívar. El hermoso inmueble de dos plantas, aunque en estado de ruina, fue dona­do por los descendientes de Miguel Isaías Ariste­guieta, el cual servirá de Sede del Museo, una vez que se reconstruya y adapte a la funcionalidad de la institución.

El Museo ha financia­do la excavación del sitio de la Forja Catalana del siglo XVIII ubicado en el Hato Santa Rosa, de la familia Lezama, cercano a la Misión de San Antonio del Caroní.  La investigación arqueológica estuvo estuvo a cardo del doctor Mario Sanoja asistido por estudiantes de la UCV en las labores de campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada